Accesibilidad y oportunidades en la capital

Hace más de un mes que estoy temporalmente en Santiago, para terminar estudios de un Diplomado en Innovación.

Había vivido en la capital cuando era niña (por 12 años), pero experimentarlo ahora, con el ritmo de vida cada vez más vertiginoso que tiene esta ciudad, ha sido una experiencia bastante interesante, que quiero comentar en este breve post.

IMG_20151025_175931672
Rampa paseo bulnes, SEREMI de Salud RM.

Subjetivamente, diría que Santiago tiene muchas veces más accesibilidad que regiones, o comparando con ciudades del sur de Chile, al menos. He circulado ya por varias comunas, tanto por temas de trabajo/estudio como para conocerlas y agregar lugares a la app, y es genial poder ver los rebajes de las veredas, al menos en los lugares más concurridos y también las adaptaciones con rampas que han hecho a edificios (quizás aún no todas perfectas pero hay bastantes, y siempre se agradece).
Sin embargo, ahora que tenemos veredas mejores para transitar, surge otro problema que uno quizás no se imaginaría… hay que lidiar con los conductores que se estacionan en las bajadas y con los ciclistas que pasan a toda velocidad por las veredas, constituyendo un gran peligro.
Parece que se soluciona un problema pero aparece otro :/.  Creo que sin educación no se completará el círculo virtuoso; ese que compartió la ciudad accesible hace unas semanas:

IMG_20151017_180024009_HDR
Estacionamientos reservados en Maipú
IMG_20151107_182029863
Cruce a la plaza de peñaflor

Luego, además de las dificultades de ser un peatón con movilidad reducida, en la gran capital, están los pequeños detalles para moverse entre comunas o grandes distancias. En Valdivia y provincia nos quejamos de que los accesos son malos, en la capital se tienen muchas mejores calles, pero a diferencia de la capital de los Ríos, los estacionamientos reservados brillan por su ausencia… Ya lo he comentado varias veces: El usar un auto para muchas personas con discapacidad no es un lujo, y el no tener donde estacionarlo cuando vas a un lugar, es un problema nada menor. Y las autoridades de esta ciudad, y en particular de la comuna de Santiago, donde estoy viviendo, se empeñan con hacer la guerra a los autos, sin comprender que están excluyendo a un porcentaje de la población que no puede usar la locomoción pública, por sus malas condiciones de accesibilidad.

En varias ocasiones he tenido que usar taxi para movilizarme por Santiago porque los lugares donde tengo que llegar no tienen estacionamientos cerca, o son carísimos (como los del centro de santiago que pueden costar $900 por 30 minutos!!).

IMG_20151017_172928939_HDR
Un día domingo en la plaza de Maipú.

Pese a lo anterior, a los furiosos ciclistas y a la guerra a los automóviles, donde uno no sabe qué vehículo usar para poder moverse en esta urbe, se notan los avances y la mentalidad distinta a provincia. Es un agrado caminar un día domingo por las calles tranquilas de la ciudad y tener rebajes de veredas, o poder ir a tomarse un cafecito a un local que tiene una rampa. O mejor aún, ir a la universidad o hacer trámites y poder hacerlo de forma autónoma. Ya se ven muchas personas con bastones o sillas de rueda por las calles, de diversas comunas. Y no es que acá hayan más personas con discapacidad, sino que tienen más opciones de salir, como en esta foto que saqué en la plaza de maipú.

Sumando y restando, es difícil equilibrar la balanza y saber cuál es el lugar más aconsejable para vivir. Esperemos que nuestro país continúe avanzando en inclusión y accesibilidad, de forma equitativa en cada una de sus regiones, provincias y comunas.

 

Carolina Lagos

Ingeniero civil en informática, UACh, Licenciada en interpretación musical (piano) de la misma universidad. Coordinadora de Ciudad Fácil.

Comenta con facebook:

Deja un comentario